Checkout
Cart: 0.00 - (0 items )
  • No products in the cart.

Termometros digitales o tradicionales

6 febrero, 2017 no comments blog-termometros

Termómetros digitales tradicionales VS termómetros de oído/frente

En los últimos años hemos visto como a los termómetros digitales tradicionales les ha salido un nuevo competidor: aquellos que actúan directamente sobre el oído o la frente del pequeño para tomar la temperatura (en lugar de utilizar la zona rectal o la de la arteria temporal).
Ahora bien, ¿hasta qué punto son precisos? ¿Son una revolución o más bien un fracaso? A continuación te vamos a desvelar todas las claves de estos nuevos elementos. En el caso de que tengas a un bebé en casa, te va a venir estupendamente.

¿Cómo funcionan?

La primera gran diferencia de los “termómetros digitales tradicionales” contra los que analizan la temperatura a través de la frente s que en estos últimos se utiliza la tecnología infrarroja. Digamos que es como una especie de lentes especiales que son capaces de captar la energía de carácter infrarroja que emite la frente y, de esta manera, se puede determinar la temperatura.
Por otra parte, los termómetros de oído tienen un funcionamiento algo diferente. En este caso, ello se encarga de captar la energía que el tímpano está emitiendo en todo momento.
Básicamente los dos sistemas se encargan de capturar la energía transmitida.

¿Entrañan algún peligro?

Es hablar de tecnología infrarroja y ya estamos pensando en volver nuevamente a utilizar los termómetros digitales tradicionales… ahora bien ¿son peligrosos realmente?
No son peligrosos para el bebé porque la radiación no llega a afectar al pequeño en ningún momento. O bien se aplican a distancia o bien disponen de una tapa especial que se encargará de minimizar el impacto.
En el oído tan poco entraña riesgos ya que dispone de una punta especial que evitará que pueda penetrar demasiado; solo lo justo para desplegar su actividad.

¿Hasta qué punto son fiables?

Este punto es muy controvertido porque realmente dependerá del modelo que se use. La mayor cantidad de ellos no son fiables en absoluto.
En algunos casos se ha determinado que, aunque el niño tenga fiebre, el termómetro de frente afirmará que está perfectamente. Incluso, desde una medición a otra pueden haberse incrementado algunos grados no teniendo ningún tipo de explicación.

En el caso de los termómetros de oído también hay controversia porque cada uno puede marcar un valor diferente. Los fabricantes aseguran que esto puede deberse a la cera que tiene que, de alguna manera, son capaces de alterar los sensores de temperatura.
Es cierto que no hemos podido probar todos los modelos del mercado pero, en un principio, nos decantamos por los termómetros digitales tradicionales que nos parecen los más fiables.

¿Y el precio?

El problema viene cuando hablamos del precio ya que, mientras podemos conseguir “termómetros digitales tradicionales” a precios a partir de los 7€, los de frente y oído muy raramente bajarán de los 30€.
Aunque dependerá de la experiencia de cada uno nosotros te recomendamos, una vez habiendo probado algunos modelos, que no son recomendables para nada.

Write a Reply or Comment: